Las celebraciones especiales de diciembre, novenas e integraciones hacen que este mes sea el momento del año donde las personas más se desordenan con su alimentación. El número de harinas, grasas y dulces que se pueden consumir al día son sobrepasados, por ejemplo, un solo buñuelo representa una porción de harina y una de grasa y algunas dietas requieren que los adultos no superen las siete porciones de este tipo de alimentos.

Por ese motivo es necesario planear la alimentación para no exponer el cuerpo a excesos.

Evitar el consumo de licor, no ingerir bebidas gaseosas o jugos de botella o caja, porque tienen altos contenidos de azúcar, son algunas de las recomendaciones para conservar una alimentaicón sana. El consejo: en lugar de gaseosas, tomar sodas saborizadas con fruta, aromática o té (en bolsa) sin añadir azúcar.