follow link

http://www.umass.lambdaphiepsilon.com/we-will-write-your-paper-for-you/ Hoy en horas de la mañana, la Unión Europea renovó la licencia del glifosato, el herbicida de uso más extendido en Europa, por cinco años más, hasta diciembre de 2022, a 18 días de que expirara la licencia. Según El País de España, la aprobación llega después de dos años de intensos debates sobre el herbicida, que genera preocupación por sus efectos en la salud y el medioambiente.

Research Writing Service Sobre el uso de glifosato existen considerables discrepancias. La Organización Mundial de la Salud considera que es posible que sea cancerígeno, por lo que no recomienda su uso. Por otro lado, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sostiene en un artículo de El País de España que es improbable que la exposición a esa sustancia pueda generar cáncer en humanos. El portavoz de Monsanto, una de las mayores multinacionales que utiliza este herbicida, dijo a agencia Efe que la seguridad de esta sustancia "ha sido avalada por las autoridades científicas europeas", en referencia al concepto de la EFSA.

http://rubygosoftware.com/uni-assignment-help/ En ese entonces, tras una campaña de presión de organizaciones ambientales, encabezadas por GreenPeace, y los partidos verdes de la Unión Europea, el Parlamento Europeo restringió su uso, pero no lo prohibió. Se le apostó más bien a impedir su empleo cerca de centros educativos y parques infantiles.

http://www.english.iibit.edu.au/?akram-alomainy-phd-thesis El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo, según el IARC, el grupo de investigación sobre cáncer de la OMS. Se usa hasta en la jardinería de ciudades como Barcelona, en donde se alentó a dejar de usarlo por protección a los funcionarios municipales. 

El potencial riesgo del producto ha estado en entredicho desde hace por lo menos cuatro décadas. Según el IARC, la Agencia de Evaluación Estadounidense lo declaró “posiblemente cancerígeno” en 1985, luego “no cancerígeno” en 2001, y “posiblemente cancerígeno” otra vez. 

El debate del uso del glifosato en Latinoamérica está en el centro de una polémica similar. Su uso está ligado al aumento de cáncer en agricultores de soya y algodón en Argentina, y de coca, en Colombia, en donde el uso de este herbicida fue parte clave en las estrategias de erradicación forzada de cultivos ilícitos a través de aspersiones aéreas en el marco del “Plan Colombia”.