Garantizar el acceso, mejorar el sistema y otros temas son parte de la agenda de un congreso para hablar sobre la salud pública después del conflicto. La polítóloga Dionne Cruz, organizadora del evento, resume los cinco puntos más apremiantes. 

La salud es un derecho fundamental de las naciones en democracia que está relacionado con el buen vivir de las personas en todos sus ámbitos de vida.

  1. Garantía del derecho a la salud

En Colombia, cada 4 minutos se presenta una acción de tutela para buscar atención en salud.  La Defensoría del Pueblo calcula que son 120.000 tutelas anuales en promedio, aunque el Estado es responsable de respetar, proteger y garantizar el goce efectivo del derecho fundamental a la salud.

  1. Transformación del modelo y sistema de salud

La reforma al modelo y sistema de salud debe convocar a todos los actores involucrados, para generar un análisis colectivo, pluralista, democrático, propositivo, que rescate el sentido de lo público y que se sustente en las finalidades del Estado Social y Democrático de Derecho, los objetivos de desarrollo sostenible y la Carta Global para la Salud Pública. 

  1. Salud Pública para el posconflicto

Con la terminación del conflicto armado con la guerrilla de las Farc- EP, se abren grandes retos para la salud pública pues de los más de 10.000 excombatientes en proceso de reintegración a la vida civil, el 54 por ciento tiene al menos un hijo, y el 77 por ciento carecen de vivienda.

  1.     Redefinición del modelo de desarrollo

Colombia ha mantenido el mismo modelo extractivista desde la Colonia, sin embargo, se calcula que en 4 años la producción de petróleo será insuficiente, según la Contraloría General de la República con los correspondientes impactos de una economía altamente dependiente de los hidrocarburos. En los pueblos mineros la pobreza promedio es del 74 por ciento, en los petroleros del 65 por ciento, y en aquellos que no realizan actividades extractivas, del 43 por ciento.

  1. Sostenibilidad financiera del sistema de salud pública

Sorprende saber que el sistema público de salud tiene un presupuesto anual de 40 billones de pesos (MinSalud, 2017), que parecieran insuficientes para atender a las necesidades y aspiraciones de la población colombiana. La salud pública debe pasar de ser un anhelo nacional a una realidad tangible, visible en los medios de comunicación, en los pasillos de clínicas y hospitales.