El gusto por las papas fritas es universal. Un tubérculo originario de Perú que conquistó las grandes cadenas de comida rápida gracias a su preparación más crocante, amarilla y calórica. Pero que es además la más perjudicial contra la salud.

Ver a sus estudiantes de la  go Universidad de Santiago de Chilecomer diariamente papas a la francesa fue lo que impulsó a la investigadora Laura Almendares a crear una alternativa saludable para este plato, mezclando cereales y tubérculos.

get link Mediante un proceso de destrucción, una papa frita es hecha con una mezcla de descartes de papas y subproductos del pulido de arroz, que son el factor diferenciador. El ingrediente permite que al fritarse el producto, éste absorba hasta tres veces menos la cantidad de aceite que suele recoger.

La autora indicó que el sustituto está en proceso de estudio de mercado, con el objetivo de “darle las herramientas al empresario para poder posteriormente escalar y generar el producto”.