Foto: Internet

Desde el año 2011, cada 21 de marzo se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Down, para sensibilizar sobre el respeto y la inclusión que merecen quienes lo padecen, el mismo respeto que se les debe otorgar a todas las personas.

Según Mónica Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Colombiana del síndrome de Down (Asdown), “las familias deben creer en ellos, en sus derechos y posibilidades.  A veces no entendemos el poder que tiene toda la interacción con los otros y nos limitamos a llevarlos exclusivamente a procesos terapéuticos”.

En la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de la Educación Especial (Fides), se está trabajando en la inclusión transversal completa, su presidente, Alejandro Escallón afirma que no quieren tocar el tema como una discapacidad, sino valorar a las personas por sus grandes capacidades”.

Hoy se está adelantando la campaña “Las llevo diferentes porque somos iguales", en la cual se propone usar medias llamativas de distinto par, con el objetivo de lograr una mayor consciencia acerca de la dignidad de las personas con síndrome de down.

Por: Dr. Óscar Marulanda Calixto.  Fundación Virgilio Barco.

La unidad anatómica y funcional de los riñones se llama nefrona, varios millones de estas realizan la importante función de filtrar toda la sangre que llega a estos órganos mediante el impulso cardiaco.

Las nefronas al filtrar, limpian la sangre de desechos productos del metabolismo oxidativo de los nutrientes ingeridos (carbohidratos, lípidos y proteínas).

Los riñones son órganos neuroendocrinos, allí se producen hormonas relacionadas con la presión arterial, como por ejemplo la renina y la angiotensina. El buen funcionamiento de estos “filtros” llamados riñones depende:

1. Una adecuada ingesta de agua: por lo menos un litro diario (sin azúcar).

2. Ingesta disminuida de sal: agréguele poca sal a sus alimentos que usted consume.

3. La realización de ejercicio físico diario: caminata o trote: si hace deporte mucho mejor.

4. De un control periódico de la presión arterial; la hipertensión arterial daña los riñones produciéndose lo que se llama nefropatía hipertensiva.

Esto puede causar la insuficiencia de este órgano par, y esta insuficiencia puede evolucionar a un daño terminal, requiriéndose el uso de “filtros externos” llamados equipos de diálisis con los cuales se realizar de manera artificial; la limpieza de la sangre.

5. Importante controlar el estrés para un normal funcionamiento de sus riñones.

 

• Los riñones retienen, en su función; moléculas importantes como la glucosa; además regula el estado acido básico del organismo (PH sanguíneo: 7.2) y esto es vital.

• Estados de deshidratación conducen a situaciones tales como la formación de cálculos, la expulsión de éstos, a través de la vía urinaria es la causa de los cólicos renales (el parto en los hombres).

• La orina es el producto final de la excreción renal; a través del estudio de ésta se puede saber cuál es el estado funcional de este órgano par.

• La hiperglicemia o diabetes no controlada daña el funcionamiento de los riñones.

• La orina normal es estéril es decir, no contiene bacterias, virus y hongos.

Su composición química depende del tipo de alimentación y del grado de hidratación.

• El uso indiscriminado de analgésicos y antiinflamatorios daña los riñones.

• Los fármacos una vez metabolizados, son excretados a través de los riñones.

• Un ser humano puede vivir con un solo riñón. Los riñones se pueden trasplantar solo si el donante es intrafamiliar.

• El consumo de cigarrillos y sustancias psicoactivas dañan los riñones.

• El volumen normal de orina producida en un día es de: 800ml a 1 litro; con una ingesta aproximada de líquidos de ± 2 litros de agua diaria.

• Los niveles de potasio, bicarbonato, calcio, fosforo y glóbulos rojos se pueden medir en una muestra de sangre, y estos datos aportan información sobre el funcionamiento de los riñones frente a la administración de fármacos y dietas.

 

 

Foto: entrepreneur.com

Problemas de sueño, exceso de trabajo, inadecuada alimentación, son un conjunto de alteraciones que tomamos como hábito debido al “corre, corre” del trabajo, las cargas y los extensos horarios.

Este estilo de vida, puede desencadenar en un estrés crónico.  Ciertamente las cargas laborales afecta seriamente la salud mental de la persona, además de la física.

Hay trastornos mentales que son el resultado de una presión diaria.  Felipe Villegas, psiquiatra y médico laboral, identifica en cuatro patologías los motivos más frecuentes de consulta:

  1. Trastorno mixto, de ansiedad y depresión: Se caracteriza por ideas depresivas, alteraciones de sueño, del apetito, de la libido, ideación de muerte o suicidio, fatiga y disminución del placer.
  2. Trastorno adaptativo: Responde a una dificultad del trabajador de adaptarse a una situación que genera estrés.
  3. Trastorno de estrés postraumático: Cuando hay síntomas asociados a un evento traumático agudo donde el trabajador experimentó temor intenso frente a la posible repetición de este.
  4. Trastorno de ansiedad generalizado: Ansiedad durante gran parte del día y dura por lo menos seis meses.

Villegas afirma que se habla de estrés laboral cuando hay altas cargas de trabajo y las tareas generan demandas emocionales grandes, por factores como cambios de horario, turnos nocturnos, no tener un jefe empático y no sentirse motivado.

Hay que identificar las señales que manda el cuerpo, lo primero son los problemas de sueño, dolores de cabeza y debilidad ante la mala alimentación, además de temores injustificados cuando no se está en el lugar de trabajo.  Esto compromete muchos órganos, desde el aumento de la presión arterial, de los triglicéridos, el colesterol y la glicemia, hasta alteraciones de sueño, de tipo cognoscitivo, pérdida de memoria, entre otros.

Ir a consulta aún es un tabú, por esto muchas veces no se tratan a tiempo alteraciones que terminan afectando gravemente la salud mental.

Recomendaciones

Respetar los ciclos de sueño, descansar lo suficiente y tomarse el tiempo de practicar una actividad física, y, también compartir con familia y amigos.

Identificar de inmediato alguno de los factores determinados y tomar medidas al respecto, para prevenir y/o tratar cualquier posible enfermedad.  No hay que temer a ser estigmatizado por visitar a un médico psiquiatra, la salud es primero.

Foto: uniminutoradio.com.co

El cáncer es una enfermedad que no discrimina sexo, edad, religión o condición social. Esta, según la Organización Mundial de la salud, es una de las primeras causas de muerte a nivel global.

El cáncer en Colombia es la segunda causa de muerte, luego de causas externas en niños de 0 a 14 años. En el país, la tasa de incidencia de esta enfermedad por millón es de 185,6 (0 a 4 años), 129,1 (5 a 9 años), 124,4 (10 a 14 años) y 161,6 (15 a 19 años).

El Instituto Nacional de Cancerología E.S.E.(INC), el Hospital Militar Central, la Fundación Hospital Pediátrico La Misericordia y la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología Pediátrica se unen para apoyar los #SueñosDeHéroes que luchan contra esta enfermedad.

Estas instituciones invitan a los colombianos a participar en la maratón de Twitter que se llevará a cabo hoy 15 de febrero, entre las 10:00 a.m. y las 12:00 m, a través del ‘hashtag’ #SueñosDeHéroes, con mensajes de apoyo para que todos los niños héroes del país sientan un respaldo en su batalla contra esta enfermedad.

Precisamente es el 15 de febrero que se celebra el Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer Infantil, el cual tiene como objetivo sensibilizar y concienciar sobre la importancia de los desafíos a los que se enfrentan los niños y adolescentes y sus familias.

Atención y acompañamiento: las claves para combatir el cáncer infantil

El doctor Amaranto Suárez asegura que el acompañamiento es la clave del éxito de los tratamientos cuando se habla de cáncer infantil: “Todos los niños que sean diagnosticados con cáncer deben contar con una red de apoyo que incluya su familia, el sistema de salud y el mismo hospital donde esté recibiendo el tratamiento. A su vez, los mismos padres necesitan ser guiados durante este proceso, el apoyo es fundamental”.

Por su parte, la Directora General del Hospital Militar, Brigadier General Clara Esperanza Galvis agrega que tanto niños como adultos requieren de un acompañamiento cercano y especializado durante el tratamiento. Sin embargo, los niños requieren de mayor dedicación. “Es el rol de la familia un papel determinante en la psicología del niño, ya que esta situación genera dependencia y mayor vulnerabilidad por parte del paciente. Se aconseja tener un acompañamiento integral entre ellos y su familia, y entender que la edad en la que se desarrolla el cáncer es determinante. Por ejemplo, tratar a un paciente en la etapa de la adolescencia es un poco más duro, porque es una edad en donde tienen muchos retos, e inconformismos, tolerar los tratamientos y manejar el dolor, entre otros aspectos, no es fácil para ellos”, asegura.

De acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social, todos los menores de 18 años con sospecha o diagnóstico de cáncer tienen derecho a:

  1. Acceso inmediato a los servicios de salud, ante la presencia de algún síntoma relacionado con cáncer:
  • Fiebre injustificada durante más de 2 semanas.
  • Pérdida de peso, fatiga, hematomas y sangrados.
  • Moretones y diminutos puntos rojos en brazos y piernas.
  • Crecimiento y dolor de abdomen.
  • Masas en cuello o ganglios inflamados.
  • Dolor en huesos, articulaciones o espalda.
  • Infecciones repetitivas.
  • Pérdida de apetito, sudoración.
  1. Acceso a exámenes de apoyo diagnóstico.
  2. Atención especializada en redes de servicios oncológicos.
  3. Autorización integral para el tratamiento.
  4. A no pagar copagos, cuotas moderadoras, ni cuotas de recuperación.
  5. Manifestar sus peticiones, quejas y reclamos ante las autoridades de salud (secretarias de Salud, Supersalud, etc.).

Ciertamente, el acompañamiento médico durante este proceso es fundamental. Por eso, de acuerdo con el doctor Amaranto, los profesionales médicos deben ser personas comprometidas al 100% con la salud y bienestar de sus pacientes. “Nuestra misión es defender al niño de la enfermedad desde cualquier arista. Nosotros nos ponemos en los zapatos de cada paciente y de sus familias para brindar un trato humano y comprometido con el tratamiento. Sin embargo, además de eso, hay que recomendar a las familias que los niños deben seguir controles médicos periódicos y ante cualquier síntoma de alerta no hay que darle espera”, advierte.  

Foto: kienyke.com

Robinson Cuadros, médico geriatra, presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, asegura que la edad no es la peor enemiga del cerebro y que, por el contrario, con los años unas habilidades particulares a las que se les puede sacar provecho.

El cerebro de las personas mayores tiene sus ventajas.  Cuando llegan los años, el cerebro adquiere ciertas habilidades que los humanos deberían aprovechar.

La fortaleza de los adultos mayores se debe a que con el paso de los años se tiene una atención selectiva conservada, con lo cual las personas tienen un sentido de responsabilidad muy claro frente a una tarea específica. Como con los años la multitarea sí se hace más difícil, es como si el cerebro compensara esta debilidad con el fortalecimiento de la especificidad. 

Un estudio mencionado por Harvard Health Publishing mostró cómo a los controladores aéreos de edades entre 50 y 69 años les costaba más trabajo que a los profesionales jóvenes aprender a manejar equipos, pero una vez aprendían, cometían menos errores que los jóvenes.

De otro lado, debido a la reducción de la testosterona en hombres y mujeres, las emociones interfieren menos en los procesos cognitivos. Según publicaciones de la Escuela de Medicina de Harvard, varios estudios han demostrado que las personas mayores tienen un mejor juicio, son mejores tomando decisiones racionales y eliminan los hechos y los recuerdos negativos mucho más fácilmente que las personas jóvenes.

La pérdida de memoria no tiene que ver con la llegada de los años, por lo que si alguien comienza a ver deteriorada su memoria, es importante que visite al médico, ya que puede ser el síntoma de una enfermedad.