Foto: laopinion.com

En Labateca, 32 víctimas de la guerra se unieron hace más de dos años y le apostaron al cultivo del café.  Hoy en día tienen una empresa comunitaria, la cual se encarga de tostar, moler, empacar y comercializar el grano del café.

Cafeslab se nombra la organización, en honor al municipio de Labateca.  Se viene liderando la actividad desde la Asociación de Víctimas de Labateca y cuentan con la asesoría del personero jurídico municipal, Luis Carlos Leal Parada.

La empresa está avanzando con el registro sanitario que entrega el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), para expandir su mercado a nivel nacional.

Los integrantes de Cafeslab trabajan con una tostadora de café, que les fue donada; están a la espera de la maquinaria y el espacio donde funcionará la sede que les prometió la alcaldía.

Maria Velandia, presidenta de la Asociación de Víctimas de Labateca, expresó que ella y sus compañeros fueron capacitados en conocimientos y manejo del café a través del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena).

Columnas de hoy